Se produjo un error en este gadget.

martes, junio 03, 2008

Por Dios, la patria, la universidad y el doble estándar

Por Bernardo La Leyenda

Ya se había iniciado el duelo nacional de tres días. TVN suspendió la emisión de esa tontera de El Baile que ya no calienta a nadie, pero Canal 13 de la Universidad Católica continuó como si nada con su programación. Salió al aire la Argandoña, con jeta nueva, y el insoportable de Lagos en reeemplazo de mister Jara, con su tropa de invitados de siempre más Cristian de la Fuente.
Estábamos de duelo nacional y el Lagos comenzó a hacer gala de su espantoso doble sentido. De pronto apareció Yerkopuchento con sus típicas trazas de maricón irreductible y comenzó su diálogo con Cristián de la Fuente. Regio, apolíneo y cuando se supone que va a saludarlo de abrazo, el Yerko le pone el culo, en una clara alusión de tipo sodomítica.

Descubran ustedes el doble estándar, pero les ayudo.

1 La Iglesia y la Universidad Católica se manifiestan frecuentemente contra la anticoncepción y la píldora del día después, pero no tienen problema con que su canal promueva lo promíscuo.
2. La Universidad Católica utiliza a sus profesores para otorgar respaldo científico a sus puntos de vista sobre anticoncepción y la protección de la vida, pero no le importa mucho que su canal contradiga por razones comerciales, lo que la Universidad predica.
3. La Iglesia abomina de la homosexualidad y ni siquiera la acepta como una opción personal, pero soporta de muy buena gana que un personaje de su canal tenga conductas homosexuales plenamente identificables, y es más, soporta que se transmita un estereotipo con el cual los propios homosexuales manifiestan desacuerdo.
4. La Iglesia y la Universidad siempre están recordando la necesidad de respetar a las personas pero en este caso no hubo respeto alguno por las personas fallecidas y sus familias muy católicas, por las cuales se declaró el duelo nacional.
5. El actor que juega el rol de Yerkopuchento no tiene gran responsabilidad, aun cuando como miembro del Comité Central del Partido Comunista no le correspondería un papel como el que representa, teniendo en cuenta el discurso de la colectividad contra la burguesía y también sobre los homosexuales.